fbpx
2 diciembre, 2021

Tener un entrenador de pádel y una pareja de juego fija influye en tu manera de afrontar las competiciones que tienes por delante

Hace cuatro años comencé mi andadura en el pádel. Recuerdo que fue por una apuesta; quien pierda al pádel, paga. Nunca había jugado al pádel, no sabía las normas, ni sabía si quiera sujetar una pala. Pero jugué, y perdí, y pagué.

Al día siguiente me levanté y lo primero que hice, con unas agujetas que no había sentido en mi vida, fue acercarme a varios clubes a preguntar si podía empezar a dar clase desde el nivel más básico que tuvieran. Me hicieron una prueba de nivel, y me incluyeron en un grupo de “nivel iniciación”.

Tras eso, he pasado varias compañeras, hasta que di en el clavo. Empezamos a entrenar y a jugar juntas y nos dimos cuenta de que éramos como un puzle; encajábamos a la perfección.

Como apunta Cata Tenorio, jugadora profesional de pádel, con tu compañero creas un vínculo de confianza donde sabe tus miedos y tus fortalezas.

Fuente: WPT

Y creo que eso es lo más importante, saber que puedes confiar en tu compañero y que él confía en ti. Encontrar ese punto donde sabes que va a estar ahí si tu no llegas a una bola, o que te va a sostener cuando tienes un mal partido es vital.

Por otro lado, está el entrenador. Igual que me pasó con las parejas de pádel, también con los entrenadores. Pasé por algunos que me exigían mucho más de lo que yo podía dar en ese momento y otros que ni siquiera me decían que era lo que hacía mal.

Hasta que llega un día y viene un nuevo entrenador y conectas con él de tal manera que desde el primer entrenamiento parece que lleva a tu lado todos los años que has estado en pista.

Rodrigo Ovide, entrenador profesional, cuenta que los entrenadores deben ser capaces de dominar un puzle emocional y de dar equilibrio para que la pareja mejore cada día. Por no mencionar las rutinas de entrenamiento basadas en las necesidades de cada pareja. Y tiene mucha razón.

Fuente: WPT

Saber que vas a llegar a tu sitio de entrenamiento y vas a tener siempre a la misma persona que va a entender por qué fallas, o incluso va a saber que hacer contigo en los días en los que no eres capaz ni de hacer una buena volea, no se consigue cambiando de entrenador regularmente.

Así que respondiendo a la pregunta que planteaba en el titular, sí, si es importante mantener a tu pareja y a tu entrenador de forma regular, porque es crucial entrar dentro de una pista sabiendo que puedes confiar en la persona que tienes tanto al lado, jugando contigo, y en la persona que tienes fuera intentando solucionar tus fallos.

Sandra Hernández,
redactora

ThePadelInterview

Ver todos los posts

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores Oficiales

Colaboradores